Facebook Twitter Pinterest Instagram RSS

Recibidores prácticos y sencillos

22.09.15

Hace unos meses os contaba que no me gustaban mucho los cabeceros de las camas. Podéis verlo aquí. Pues ahora le ha llegado el turno a otro mueble que tampoco es santo de mi devoción... el mueble "recibidor". En mi casa antiguamente teníamos uno que era un mueble enorme, con un espejo arriba, un cajón central, y una única percha en el lado derecho. Práctico del todo - nótese la ironía- :p. Tantísimo mueble para colgar una chaqueta (o muchas amontonadas), donde sólo se podían guardar las llaves, alguna carta y poco más, y encima con un espejo donde sólo podías verte de cintura para arriba.

La verdad es que nunca le encontré sentido a ese mueble, de ahí mi obsesión por que los recibidores sean prácticos y haya espacio para poder "descargar" trastos cuando llegamos a casa. Los nuestros o los de las visitas, no más camas y sofás llenos de chaquetas porque no hemos previsto donde colocarlos. Y sobre todo, lo mejor, un espejo de cuerpo entero que nos permita ver el look completo al salir de casa. Que me digan que hay más práctico que eso :P

Para mí el recibidor ideal tiene un espejo de cuerpo entero, unas perchas sencillas en una pared y un pequeño banco donde dejar el bolso y a la vez poder sentarse o guardar zapatos para aquellos a los que les guste cambiarse de calzado cuando llegan a casa.

Además, esta opción nos permite que si nos cansamos de uno de los elementos o necesitamos que haga otra función, lo podemos quitar y cambiar por otro que nos guste más o que nos haga mejor papel. Aquí van algunas ideas (muy nórdicas todas) de recibidores preciosos que cumplen a la perfección su función y además están hechos con muy poco presupuesto.

* vía



¿Te ha gustado este post?     ¡Compártelo!    
    ¡Gracias!



Tus comentarios alegran el blog   : )



elena alcón, arquitecta y diseñadora de interiores


blog sobre arquitectura,
interiorismo y decoración,

diseño al alcance de todos