Facebook Twitter Pinterest Instagram RSS

Decorar con suculentas

25.09.15

Las plantas suculentas o crasas son aquellas en las que la raíz, el tallo o las hojas se han engrosado para permitir mayor almacenamiento de agua. Su nombre viene del latín suculentus (muy jugoso) haciendo referencia a este interior repleto de agua.

Esta condición les permite sobrevivir en entornos áridos y secos donde la captación de agua es limitada, ya que son capaces de mantener sus propias reservas durante períodos prolongados. Para facilitar la captación de la escasa humedad existente en esos ambientes, muchas suculentas presentan una superficie cubierta de pelillos o espinas que les ayudan a retener el rocío matutino. Esto además cumple una doble función, ya que también protege a la planta de posibles agresiones. El ejemplo más típico y que todos conocemos son los conocidos cactus en los desiertos. Otras menos conocidas son el aloe, el ágave, la hawortia, el cotiledón, el sedum, la rosa de alabastro, la boca de tigre, el rabo de tigre, etc.

Esta resistencia a sobrevivir en condiciones poco fáciles se ha trasportado al mundo del hogar, ya que el poco mantenimiento que requieren hacen de ellas unas plantas idóneas para gente que tiene poca mano para cuidarlas. Su atractiva estética también ha conseguido que en los últimos años se hayan hecho un hueco en muchos hogares como planta decorativa.

¿Y tú, tienes alguna de estas plantas en casa?

* vía



¿Te ha gustado este post?     ¡Compártelo!    
    ¡Gracias!



Tus comentarios alegran el blog   : )



elena alcón, arquitecta y diseñadora de interiores


blog sobre arquitectura,
interiorismo y decoración,

diseño al alcance de todos